Cláusulas independientes, principales y subordinadas

 

Una oración es un grupo de palabras que comunica algo.

Según lo que comuniquen las oraciones pueden ser: afirmativas / negativas, exclamativas, interrogativas o imperativas:
          - Nadie recibió aumento de sueldo este año. (afirmativa / negativa)
          - ¡Cuánto he extrañado a mi familia! (exclamativa)
          - ¿Prefieres ir al cine o al teatro? (interrogativa)
          - Habla con la profesora. (imperativa)

La oración simple es la que consta de un único sujeto (la persona, animal o cosa sobre la que se afrima algo) y un único predicado (lo que expresa la cosa afirmada). La oración tiene como función expresar un juicio, un pensamiento sobre algo (i.e. Luis es simpático; Aquellos jóvenes compararon las manzanas). La oración simple de sujeto o predicado compuesto es la que tiene más de un sujeto o más de un predicado (i.e. Luis y Antonio estudian --> oración simple con sujeto compuesto; José ríe y canta --> oración simple con predicado compuesto). La oración compuesta es la que resulta de la unión de dos oraciones simples que tienen una estructura paralela o que están íntimamente relacionadas -- si no hay relación entre ellas, entonces es mejor separarlas y presentarlas como dos oraciones simples (i.e. Luis estudia geografía; José canta en la universidad --> oración compuesta). Las oraciones compuestas están unidas con punto y coma (;) o con una conjunción coordinativa precedida por una coma (,) (i.e. Me gustan las películas románticas, pero hoy quiero ver una película de acción; No iremos al cine, sino que iremos al teatro).

Una oración que comunica una idea completa por sí misma e independiente de otras oraciones, forma una cláusula independiente (i.e. Mañana iré a Washington). Si la cláusula independiente está unida a otras oraciones que complementan su sentido, entonces deja de ser una cláusula independiente y se convierte en una cláusula principal (i.e. Mañana iré a Washington para que visitemos los monumentos). Las cláusulas independientes pueden existir por sí solas y pueden unirse a otras cláusulas independientes por medio de conjunciones coordinativas (i.e. Mañana iré a Washington, y visitaremos los monumentos) para formar oraciones compuestas; o a una cláusula principal (i.e. Mañana iré a Washington, y visitaremos los monumentos que marcaste en el mapa) para formar oraciones complejas. Estas últimas se caracterizan por tener una cláusula principal unida a una o más subordinadas.

La cláusula subordinada (o dependiente), es aquélla que está unida a la cláusula principal por medio de una conjunción subordinativa o una frase adverbial (que, porque, cuando, luego que...) o por un pronombre relativo (que, quien, el que, cuyo...) y tiene como función complementar la cláusula principal ya sea explicando o determinando su sentido (i.e. Salimos cuando llovía a cántaros). Por sí sola, la cláusula subordinada carece de sentido.

Las cláusulas subordinadas pueden colocarse al principio, enmedio , o al final de la oración principal:

Cuando leen esta lección, los buenos estudiantes toman apuntes y hacen los ejercicios.
Los buenos estudiantes, cuando leen esta lección, toman apuntes y hacen los ejercicios.
Los buenos estudiantes toman apuntes y hacen los ejercicios cuando leen esta lección.

Dependiendo de la función que desarrollen, las cláusulas subordinadas pueden ser adjetivas, adverbiales, o sustantivas:

*El primer ejemplo es un caso determinativo porque sirve para especificar a qué estudiante nos referimos; mientras que el segundo ejemplo es explicativo (o incidental) ya que sólo sirve para indicar una cualidad del sujeto al que modifica. Nótese que las explicativas se separan del antecedente por medio de comas y de suprimirse no variaría el sentido de la oración; sin embargo, las oraciones adjetivas determinativas son necesarias para especificar a cuál sustantivo nos referimos y ya que proporcionan información vital no se separan mediante comas.

Dependiendo de la información que comuniquen, las cláusulas subordinadas que se forman con un pronombre relativo pueden ser restrictivas o explicativas:

Otra manera de comprender lo anterior es, si un sustantivo está siendo modificado por una cláusula restrictiva, esto quiere decir que hay más de un elemento en esa categoría. Por el contrario, si el sustantivo está siendo modificado por una cláusula explicativa, se está indicando que ése es el único elemento de ese grupo (i.e. Mi maestra que habla español fue premiada el año pasado--> Al usar el pronombre relativo que se implica que esa persona tiene más de una maestra, por eso tuvo que buscar una característica que la diferenciara de la otras. Compárese esa oración con: Mi maestra, quien habla español, fue premiada el año pasado--> Aquí debe entenderse que esa persona sólo tiene una maestra, por eso no es necesario diferenciarla de ninguna otra. Cuando se nos indica que ella habla español, esta información está de más). Resumiendo, si la información es relevante para identificar al sustantivo, la cláusula subordinada relativa restrictiva no estará separada por comas; mientras que si la información que se da es inecesaria para identificar al sustantivo, entonces la cláusula subordinada relativa explicativa estará separada de la principal por una o dos comas.

 

Las cláusulas subordinadas pueden a su vez modificar otras cláusulas subordinadas (i.e. El restaurante chino en el que sugeriste que comiera es excelente -- en el que sugeriste modifica a restaurante chino y es una subordinativa adjetiva, y que comiera subordinada sustantiva).

Observa cómo esa oración puede descomponerse en sus diferentes factores:
     a) El restaurante chino es excelente.
     b) Tú sugeriste
     c) Yo comí en el restaurante chino

Primero unimos b y c con una conjunción y usamos el subjuntivo:
     Tú sugeriste que yo comiera en el restaurante chino

Segundo, unimos la oración a a aquella nueva oración usando un pronombre relativo para sustituir el restaurante chino:
     El restaurante chino en el que tú sugeriste que yo comiera es excelente*

*Otra opción: Tú sugeriste que yo comiera en el restaurante chino que es excelente.

Tras descomponer la oración original en sus factores y ver cómo se construyó, es más fácil identificar qué tipo de cláusula subordinada es cada una:
a) Tú sugeriste que yo comiera en el restaurante chino -- ¿qué sugeriste? que yo comiera en el restaurante chino --> objeto directo -- tú lo sugeriste --> subordinada sustantiva de objeto directo.
b) El restaurante chino en el que tú sugeriste que yo comiera es excelente -- ¿cúal restaurante chino? en el que tú sugeriste que yo comiera --> modifica a restaurante, nos da información más precisa --> subordinada adjetiva determinativa.

 

También, varias cláusulas subordinadas pueden depender de una cláusula principal: Yo te recomiendo que vayas al nuevo restaurante hindú, que lleves a tu novia y que pidas el pollo vandalú.

Observa cómo esta oración se descompone en sus diferentes factores:
a) Yo te recomiendo.
d) Tú vas al nuevo restaurante hindú.
e) Tú llevas a tu novia.
c) Tú pides el pollo vandalú.

Unimos a y b: Yo te recomiendo que vayas al nuevo restaurante hindú.     
Unimos a y c: Yo te recomiendo que lleves a tu novia.
Unimos a y d: Yo te recomiendo que pidas el pollo vandalú.

Tenemos una estructura paralela en la que tres oraciones subordinadas dependen de una misma oración principal. Para confirmarlo, cambia el orden de a, b y c, y verás que la oración sigue teniendo sentido. En este caso todas las oraciones subordinadas son sustantivas de objeto directo: Yo te lo recomiendo.

Yo te recomiendo: a) que vayas al nuevo restaurante hindú. b) que lleves a tu novia. y c) que pidas el pollo vandalú.

Como todas las oraciones dependen de la oración a, todas deberán usar el subjuntivo. Al eliminar la repetición el resultado es:

Yo te recomiendo que vayas al nuevo restaurante hindú, que lleves a tu novia y que pidas el pollo vandalú.

O podemos tener dos cláusulas principales con una (o más) cláusulas subordinadas cada una: Yo no te sugerí que comieras allí, pero qué bueno que te haya gustado.

Observa cómo esta oración se descompone en sus diferentes factores:
a) Yo no te sugerí.
d) Tú comiste allí.
c) ¡qué bueno!
d) Te ha gustado.

Unimos a y b: Yo no te sugerí que comieras allí      (una oración compleja negativa -- con subordinada sustantiva de o.d.)
Unimos c y d: ¡Qué bueno que te haya gustado!     (una oración compleja exclamativa -- con subordinada sustantiva de sujeto: ¿qué es lo bueno? que te haya gustado)

La conjunción coordinativa pero sirve para unir dos principales que a su vez tienen una subordinada. Unimos AB y CD:
Yo no te sugerí que comieras allí, pero qué bueno que te haya gustado.

Yo no te lo sugerí ---> que comieras allí (o.d.) ---> subordinada sustantiva de objeto directo.

 

En resumen, una oración puede estar formada por a) una cláusula independiente, b) varias cláusulas independientes unidas con conjuciones coordinativas, c) una cláusula principal con una subordinada, d) una cláusula principal con varias subordinadas, e) una cláusula principal con una subordinada que modifica a otra cláusula subordinada, etc. ¡Las combinaciones son ilimitadas!